Kathleen Fournier es una adolescente de 16 años que lleva una vida normal, con lo que estaba más que conforme.
Sin embargo, un día comienza a ver a un extraño chico de ojos ambarinos, a quien nadie más podía ver aparte de ella. Su peor error fue seguirlo; terminando en las profundidades del bosque.
Cuando por fin lo encuentra, se ve arrastrada a un mundo en donde la esperan dos cosas: ganar, o morir.

domingo, 7 de diciembre de 2014

EDE: Capítulo 8: Falsa alarma.

[¡AVISO!] ¡¡Ando cambiando los puntos de vista!! Ahora aquí empieza en tercera persona, pero luego cambiará a primera persona, narrado por Kathleen, igual que siempre. Voy a poner algún signo cuando cambie. O simplemente dejaré un gran espacio. Gracias (: [¡AVISO!]

—Oye, ¿qué es eso?—preguntó interesado.
—¿Tú qué crees?—dijo mirando de reojo, con sus gafas de secretaria. Pero el otro muchacho ya no le prestaba atención.
El joven de los ojos grisáceos y cabello avellana giró la cabeza, mirando de costado hacia el otro elfo aprendiz, quien miraba varios libros de tapas viejas y hojas rasgadas y amarillentas, un poco manchadas.
—¡Mira eso!—chilló la infantil Lilly, al ver una criatura pequeña parecida a un perro, de ojos enormes y celestes brillantes como el cristal, pelaje beige y garritas afiladas.— ¡Lo quierooo!
—Es verdad que es muy tierno—dijo Kero— , pero solo de aspecto ¡ja!
<<¿A qué se refiere?>>—pensaron Lilly y Daniel al mismo tiempo.
—¿Cómo se llama?—preguntó Daniel— O sea, la especie.
—No lo sé aún. La creé yo mezclando dos razas, pensando que saldría algo enorme, pero realmente me decepcionó. Desde aquel entonces nunca volví a experimentar con criaturas, además de que estaba prohibido.
—Ajam…—se escuchó la voz de Elisea— ¿Qué has dicho?
—Na-¡¡¡Nada!!!—gritó el elfo.
A lo lejos se escucharon unos gritos. Todos miraron hacia atrás, y se la veía a una chica de cabellos castaños claros bastante largo, unos resaltadores ojos verdes y, a su lado, una tigresa blanca colosal, con dientes de sable y unos ojos celestes resplandecientes. Estaba claro que era Kathleen y Neska, que la primera andaba necesitando una ‘ayudita’, ya que iba siendo arrastrada por la bestia, que iba jugueteando por todas partes, destruyendo varias plantas y árboles a su paso.
Ahora mismo, se dirigía hacia ellos. <<¡REACCIONEN!>> Gritaba por dentro Kathleen, pero los presentes no hacían más que quedarse mirando la escena. Pero por fin, la primera que espabiló fue Elisea, y en acto reflejo se metió dos dedos a los labios y, luego, chifló. La bestia lentamente se fue calmando, y por fin, cansada de tanto correr—pero con aún un brillo de entusiasmo en los ojos—, se acostó en el pasto, agotada. Kathleen suspiró y dejó caer su cabeza al suelo, agotada también, respirando agitadamente.
Elisea se quedó mirando, al igual que todos los presentes. Luego, comenzó a reírse, seguido de una carcajada de Daniel y otra de Lilly, y los gemelos simplemente sonriendo.
—¿Qué fue lo que paso?—dijo entre carcajadas. Kathleen levantó la cabeza, con la cara llena de tierra y hojas, y la miró.
—¿Realmente quieres saber?—respondió entrecortada.— Parecía tener hambre, así que le di que comiera unas fresas de una planta que vi por allí…
—Pero si no tenemos fresas…—dijo Aidan.
—…Luego se enloqueció y me llevó a rastras por medio bosque.—dijo refunfuñando.
Elisea seguía riendo como loca, hasta que se calmó por fin.
—Ven, límpiate la cara de una vez. Realmente sois desastrosos—dijo riendo, levantándola del suelo con un tirón de brazo.— Espera, no. Mejor quédate ahí.
Kathleen no entendió muy bien, pero hizo lo que le pedía. Elisea fue caminando tranquilamente—y sospechosamente— hacia el bosque del al lado, y allí desapareció. Todos —Kathleen, los gemelos, Lilly y Daniel— se miraron hablándose con la mirada.
Luego volvió, con un trapo (o más bien un trozo de tela) y un balde de agua. Pero… ¡pero si no era Elisea! ¡Era Jacob! Ni rastro de la rubia. Él se dirigió a Kathleen con la misma cara de siempre.
—Tienes la cara llena de tierra. Eres ridícula.—dijo sonriendo con ironía.
Lo primero que Kathleen le dijo (y que todos preguntaron al mismo tiempo ) fue:
—¿Dónde…?
Splash. Un baldazo de agua en la cara, y justo la protagonista de esta historia tenía los ojos abiertos. Con el cabello y la ropa totalmente empapados, abrió los ojos. ¡Estaban terriblemente rojos, y sentía mucho ardor!
—¡ESPERA QUE TE ATRAPE!—dijo hirviendo de rabia. Los ojos mágicos son muy sensibles al agua, o cualquier líquido que se les eche. Es la única debilidad de los ojos mágicos. Aunque, probablemente…
—¡Oye! ¡Esta camisa es de marca, qué te crees tú! ¡¡¡Esto es Mon Cheri!!!—exclamó Daniel indignado al ver que con tal baldazo de agua le mojaron su camisa.
Se escuchó una carcajada queriendo salir de la boca de Lilly y Kero. El miedo se reflejó por un mínimo instante en los ojos de Jacob, quien salió corriendo ante la furia de los ojos verdosos. Kathleen le persiguió, pero no pudo atraparlo, desgraciadamente para ella, y afortunadamente para Jacob. Kathleen se cansó en muy poco tiempo que llevó corriendo. Agotada, se sentó en el suelo, enfurruñada por no conseguir su objetivo.
—Estás fuera de forma—le dijo entre risas Demian, viendo cómo Jacob se destartalaba de risa en un rincón, sin verse cansado ni en lo más mínimo.
Kathleen no respondió, si no que se concentró en mirar a Jacob y resoplar.
Pero Demian siguió riendo.
—¿…Por qué siempre os burláis todos de mi…?—dijo en tono cansado—<<¡Ya veréis que algún día lograré impresionaros!>>—pensó, se levantó y se dirigió hacia adentro.








Antes de llegar a la puerta, me topé con Elisea, quien me miraba interrogante.
—¿Ocurre algo?—pregunté.
—Oye, ¿me puedes mostrar esos frutos que le has dado a Neska?
—Creo que tengo algunos en el bolsillo—dije buscándolos—… Sí, aquí están.
Cuando le enseñé los frutos a la guerrera, lanzó una pequeña risita.
—¿En serio que le has dado eso? —rió— ¡Son fungis!
—¿Qué son qué? ¿Y qué le podré dar para alimentarla?
—No tienen nombre, o quizás tengan, pero todo el mundo les dice fungis. En cuanto a Neska, aunque no sea un tigre común, sigue teniendo sus cualidades, así que ve y caza tú un ave o algo así o deja que ella salga a cazar.
—Ah, genial. ¡Gracias!




Luego de esa tarde común y corriente, al cabo de unas horas comenzó a oscurecer. Estaba en lo que sería la sala de estar con Daniel, pero Lilly no estaba porque se había ido con Elisea y los demás (excepto Demian) a recorrer el bosque. Jacob no me dejó ir y tuvo que tener una escandalosa discusión con Elisea, en la cual Jacob salió ganando.
El caso es que no teníamos absolutamente nada que hacer.
Pronto se nos ocurrió…bueno… más bien a Daniel, ahora que no había ningún Jacob molesto que nos impida hacer magia, intentar ver sin arriesgarnos demasiado a hacer algún hechizo. El único inconveniente era que no conocía ninguno, salvo Daniel que estaba obsesionado con la saga de Harry Potter, pero le convencí que no serviría.
Demian, que había aparecido de repente en la sala, dijo que busquemos algún hechizo en el despacho de Jacob. ¡Semejante locura! Jacob se enteraría y quién sabe qué hará si descubre que fuimos nosotros... Debe de tener un instinto de Tronchatoro. Pues eso era lo que dijo Daniel, pero yo fui corriendo hacia la puerta del despacho de Mr. Gruñón y me encontré con que la puerta estaba abierta y la luz prendida. “Luz prendida” me refiero a los candelabros que se prenden con velas, ya que allí no existen aquellos avances que hay en el otro mundo.
Al entrar pude apreciar que el lugar estaba todo desordenado, libros por el suelo, papeles mal cuidados, amarillentos y rasgados, y una pequeña biblioteca en donde se guardaban diversos libros. También tenía un escritorio, una silla y una cama de madera que se quedaba en contra de la pared y colgaba del techo con unas cadenas. El espacio no era grande, de hecho era un poco pequeño. Parecía un camarote de barco pirata, solo le faltaba el ron. Sobre el escritorio, además de haber gran variedad de libros apilados, en el centro se encontraba un libro abierto bastante grande, lo cual me llamó la atención, por lo que fui y cerré el libro para ver la tapa. El título estaba escrito en latín. “Antharas Lithuaras” decía el título, así que lo abrí. En su interior estaba todo escrito en un idioma desconocido, pero se asemejaba al latín, aunque no estaba segura. Cada dos hojas había otro título extraño, la primera decía “Obiectum animationem”
—¡Demian!—grité— ¿Qué es esto?—Demian se acercó a la habitación junto a Daniel.
—No puedo entrar, Jacob se enteraría. ¿Qué dice?
“Obiectum…
—¡SHH!
—¿Qué?—pregunté confundida.
—Es un ritual de animación. Hay que elegir un objeto inanimado y de ahí le lanzas el hechizo.
—Vale, entendí.—busqué en la sala algún objeto, y lo primero que me llamó la atención fue una pequeña estatua de madera con forma de un monstruito, así que lo agarré y lo posé sobre una de mis manos— ¿Y ahora?
—Sólo dilo.
“Obiectum animationem”
Aquella marca de la estrella en mi mano brilló al cabo de unos segundos, soltando un tenue resplandor. Luego, la figurilla de madera comenzó a moverse, como si realmente tuviese vida propia. A continuación me miró y me soltó un bufido, seguido de esto salió corriendo, saltando de una manera impresionante los muebles y esquivando los libros.
—Madre mía…
—Impresionante, ¿no crees?—dijo Demian.
—Sí… ¡De verdad me ha gustado! ¿Qué más puedo hacer…?—dije entusiasmada, mirando las hojas.
—Tal vez la magia te parezca algo muy fácil y simple, pero en realidad es muy complicada, hay que saber usarla bien. Usa tu lógica y no hagas nada sin pensarlo antes.
—Oye…–dijo Daniel— Y, ¿por qué está todo escrito en otro idioma?
—Ese es el idioma latín. ¿No se lo han enseñado en la escuela?
—No, solo un poco de inglés y francés.—comenté— Espera… ¿cómo sabes de eso?
—¡Ya he ido a su mundo antes! He estado semanas inclusive.
—Pero, ¿no estaba prohibido?—dijo Daniel, desconfiado.
—Sí —rió— ¡Pero admítanlo, a veces es divertido romper las reglas!
No pude decir que no. Recordé cuando nos saltamos un castigo y nos escondimos en la azotea, ¡no hubo nada más satisfactorio que ver desde lo alto a la profesora corriendo como cabra!
Un rato después, Demian propuso salir—hablando de romper las reglas—, aunque Jacob no nos lo permitía antes. Pero, igualmente, Demian nos dio una recorrida por el bosque, enseñándonos varias cosas. Primero me mostró esa planta de “frutos” fungis que le había dado a Neska. Me explicó que en realidad eran hongos que tomaban la forma de cualquier fruto comestible. Al ingerirlos, además de que te da un “ataque” de locura, al día siguiente experimentas varios mareos.
Pobre Neska. La verdad es que es mi culpa.
Daniel iba realmente emocionado, preguntando sobre todo, incluso de lo que ya sabía. <<¿Qué es eso? ¿Se come? ¿Es mágico? ¿Por qué las plantas son verdes? Yo creo que  el azul les sentaría mejor.>>  ¡Y así por todos lados, y a cada segundo! Rato después decidimos ir por Neska. La fuimos a buscar y Demian comenzó a explicarme varias cosas sobre la tigresa.
—Neska será tu “fiel compañera” , y a menudo te ayudará en lo que pueda. Puedes montarla, te ayudará a pelear, cuidará de ti en caso de peligro y te amará igual que tu a ella.—dijo acariciándola— Pero es tu responsabilidad cuidar de ella en caso de que esté herida o algo por el estilo.
—Eso lo tengo claro—dije—, lo que no sé es si puedo entrenarla…
Daniel se encontraba en el pasto dormido, y un grillo le saltó a la cara. Sin embargo, no se inmutó y siguió durmiendo.
—¡Claro que puedes, preciosa!—respondió— Mejor si tienes ganas, pero luego de unas semanas ya te irritará entrenarla. ¡Lo digo por experiencia!
—C-Cállate.—gruñí por lo bajo. Qué gentuza— No me importa, no creo cansarme. 
Se escuchó un ruido de entre los árboles, cortando la charla. Al instante aparecieron Elisea, Jacob y Lilly. Por alguna razón faltaba Allison. Nadie tenía buena cara, y venían sin aliento.
—¿Y Allison?—saltó Demian.
—¡La perdimos!—gritó Lilly, desesperada—¡Vengan, hay que buscarla!
—¿¡Qué!?—se sobresaltó.
Todos entramos en pánico, excepto Jacob, que era el más calmado. Si hubiese sido otra persona quien se perdió, Elisea estaría más calmada, o al menos eso pienso. Pero al parecer Allison es gran amiga de ella.
Me subí al lomo de Neska, y me adelanté delante de todo junto a Jacob y Elisea. Corríamos lo más rápido que podíamos, y yo intentaba que Neska vaya a su ritmo, ya que la tigresa era más rápida. Cruzamos el bosque rápidamente y llegamos a lo que sería una pequeña aldea junto a un lago con una alberca, la cual no era muy pintoresca, que digamos, ya que las maderas estaban rotas. Una mujer joven, que seguramente rondaba los 22 años, vino a atendernos. Su cabello era completamente negro, lacio y apenas le llegaba a los hombros. Sus ojos eran celestes verdosos muy distinguidos y su piel era bastante blanca, pero sin llegar a lo vampiresco. Lucía un bonito vestido celeste con una capa marrón y no llevaba zapatos. Con una sonrisa amable—pero dudosa— nos dijo:
—¿Les puedo ofrecer algo?
—Hemos perdido a una chica de esta estatura—señaló una estatura un poco más alta que la de Demian, y este último rodó los ojos—, cabello largo y café igual que los ojos, con la piel tostada—dijo Elisea— ¿La han visto?
La joven se puso a pensar.
—No recuerdo haber visto a nadie así. Aquí todos somos muy pálidos, así que si estuvo por aquí la habría distinguido.
—¿Cómo te llamas?—le preguntó con voz seria Demian.
—Me llamo Alysse—respondió cortésmente— Si queréis, puedo ayudaros a buscar a esa chica. ¿Cómo es que se llama?
—Allison—dijo Jacob.
—Bueno, seguidme, por favor. Aquí al lado hay otra aldea, quizá la hayan visto.—su voz era muy dulce y suave, casi no se escuchaba.
La joven Alysse nos guió hacia otra aldea, preguntando a los guardias sobre si habían visto a Allison.
—Una chica con la piel más bronceada ¿eh? Creo haber visto a alguien así… ¿No crees?—le preguntó a su compañero.
—¡Sí! Pasó por aquí y preguntó si habían visto a una mujer rubia con armadura... igual a ti—le dijo a Elisea— y a otra chica y un chico. Y por cierto, era muy guapa.
—No hables de más.—se molestó Demian.
—¿A dónde se fue luego?—pregunté antes de que el guardia le agreda a Demian.
—Se fue hacia la alberca, luego perdimos la vista un segundo y desapareció.
Elisea puso una cara un tanto extraña. Parecía que algo no le encajaba del todo bien.



—Ya he hecho lo que me pediste. Si me disculpas, iré a mi habitación a... dormirdijo con una voz tenue y fantasmal.
—Cómo quieras.—bufó.
Fue a su habitación y se buscó una capa negra. Tenía una capucha y unos hilos con botones al final para amarrarla. Se la ató al cuello, arriba de un hermoso—y oscuro— vestido de encaje y terciopelo. Se dejó el cabello suelto, cayendo por su espalda, ya que su madre no la dejaba atárselo, y se dispuso a saltar por la ventana.

*              *              *  

<<Demonios…>> Se regañó a sí misma por tomar decisiones tan precipitadas. Levantándose temblorosamente, se tapó por completo con su capa y la capucha, y se dirigió tan rápido como pudo al sombrío bosque. Corrió hasta llegar un poco lejos, hacia aquel lugar al que iba cuando tenía la oportunidad. Allí nadie la podría encontrar, y al menos se olvidaba un poco de su verdadera vida. Si es que así se la podría llamar …
—Escapar de la realidad…—suspiró. Una lágrima oscura rodó por su mejilla izquierda, y luego otra blanquecina  por la derecha. Abrió los ojos y vio sus lágrimas, que corrían en una carrera por sus frías mejillas. Rápidamente tomó un pequeño frasco, lo abrió y dejó caer las dos lágrimas en el. Guardó su frasco en el escote y se sentó en un tronco, con la cabeza hacia abajo.
Pronto vio unos metros más adelante unas flores que lanzaban un destello. Se levantó y se dirigió hacia allí, curiosa. Cuando llegó, vio qué eran.
Flores de magia blanca, probablemente de los restos que quedaron de la antigua Reshia, cuando el mundo estaba en completa paz, o cuando  por lo menos no había guerras… Cautivada por su magia blanca y la belleza de la planta, acercó sus manos a ella, y recogió una de esas mágicas flores, las cuales la hipnotizaban de alguna manera.


Apenas hizo contacto con sus manos, la flor comenzó a tornarse gris, y luego negra delante de los aterrorizados ojos de la joven de los cabellos albinos. La planta terminó por marchitarse y hacerse polvo, mientras el gran valle de la misma especie se iba marchitando y llenando de magia oscura a la vez. La joven, ya no pudiendo resistir mucho más las ganas de soltar lágrimas que, a la vez, no podía derramar, salió corriendo encapuchada con la capa negra y se dirigió al castillo nuevamente.




—¿Qué pasa?—le preguntó Lilly.
—Todo esto es raro, ¿no creen?
—Ya lo creo. Vayamos a la alberca, nunca se sabe—dijo Jacob.
Y fuimos a la alberca. Tuvimos que esquivar varios agujeros que había hasta llegar a la punta.
—¡HABLANDO DE ROMA!—gritó Jacob, enfadado.
—¡Chicos!—gritó Allison— Aquí están por fin. Los esperé por horas, ¿a dónde se habían metido?
—¿¡Qué!? ¡Esa pregunta debería ser para ti!
—Claro que no, ¿acaso no recuerdan que les dije que estaría aquí?



—Iré a la alberca, les aviso. Vengan cuando terminen, ¡y no tarden mucho, por favor!
—…¿Y qué tal este?
—No… Ese es demasiado pequeño, y el mediano está sólo cinco monedas de plata, mientras que ese está 4. Nos conviene este.
—…
<<…No me escucharon…>>



Elisea, Jacob y Lilly comenzaron a toser y a reírse de una manera no muy convincente.
—Lo sentimos, es culpa de Jacob y Elisea.—dijo Lilly muy seria.
—¡Pero si tú también estabas!
—¿Por qué estás empapada?pregunté. Allison se encontraba mojada de pies a cabeza, y aún chorreaba agua de su largo cabello.
Se encogió de hombros, dirigiendo una mirada al paisaje.
—Hacía calor.
Lilly, Elisea, Demian y yo nos echamos a reír, lo que hizo que Allison se sonrojara y avergonzara un poco.
—Oigan—corté— ¿Y Daniel?




Bfmss… ehm…—de a poco iba espabilando— ¿Qué hago aquí? ¿Kath? ¿Demian?... Espera… ¿Qué es esto…? …—puso su mano en la cara, ya que algo le tapaba la vista.
>>…
>>…
>>—¡UN GRILLO!—chilló.

------------○------------
¡Hola! Perdón por haber tardado tanto. ¿Cuánto pasó? ¿6 meses? Perdón, enserio D: . Espero que les haya gustado el capítulo. No publicaba por los exámenes, viajes, etc, etc. Y por falta de inspiración ;_;
El largo del capítulo me parece promedio, ya que son 10 páginas en Word, y cuando lo hago más largo suele ser de 14. Y este capítulo es medio "borrador" porque quizá le modifique algo luego, pero mínimas cosas como adjetivos y adverbios, nada más.
PD: Por cierrrto, que ya falta poco para Navidad ^^ espero la pasen bien y no tomen mucho(? Jajaja, a ver si me sale el capítulo 9 antes de las fiestas.
Muchísimas gracias por leerme ☺



4 comentarios:

  1. Hola :)
    Tu historia tiene muy buena pinta, ahora mismo me pongo al día con ella.
    Te comento que con motivo de estas fiestas hemos creado un concurso de relatos en nuestro blog, ¿te animarías a participar? Pásate ;): http://lasvigilantesdesuenos.blogspot.com.es/2014/12/sorpresa-navidena.html

    Besos y que tengas unas felices fiestas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ^^ Muchas gracias, sé que tengo cosas que mejorar, pero espero que te guste la historia :)
      Voy a pasarme por el blog y veré que tal (: A mi me encantan este tipo de concursos así que me va a gustar participar.

      ¡Un beso, felices fiestas y prospero año nuevo!

      Eliminar
  2. Holaaaa!! Te prometi vomentario y aqui estoy!! Lo siento po mi demora. a mi madre la operaron y estuvo ingresada unos dias y ahora debe reposar 1 mes... asi que me toca hacer todo ajajajaja por eso no consegui tiempo para comentarte... A ver VAMOS CON EL COMENTARIO
    Creo que adoro a Kath, jajaja tu personaje mas la de Gaby y Ana, creo que son las unicas protas femmeninas que me caen bien. Y la escena de Neska (adoro el jodido nombre) con los fungis JAJAJAJAJAJA mori.
    Despues este capitulo me has hecho reirme varias veces, con el grillo de Daniel, que Alysson estuviera empapada, lo de los fungis ajajajajajaj mortal.
    Auuuwwww adoro a Jacob <333 es tan gruñon y sersiii le quiero para mi *__* ajajajaj Tambien Kero, es muy adorable mi sargento keroro <333
    PERO SOY TEAM FREDIK! qUIERO que kath se enamore de él <33 o no pasa nada y me voy al yaoi con un jacob y fredik jujujujujuju JAJAJAJAAJAJJA o me metto yo tu eliges. ajajaj
    Demian <333 por que haces personajes jodidamente sersis?! osea adoro todos los chicos! Pero este creo que esta por Alysson ^^ LOVE IN THE AIR NANANANAANANANANA
    Quiero que Kath tenga algo con Daniel (si tambien, ajajajaj) perrooo.... nose porque le veo gay ahora. JAJAJAJAJA Cuando grito: esta camisa es de marca!! JAJAJAJA mori de la risa y llegue a pensar eso.
    Vale, lo de la chica de capa negra y palida me has dejado a cuadro.... mata todo lo que toca?? lagrimea petroleo?? XDD quiero saber mas de ella.... osea, esa parte me rallaste mazo.
    Y que más... uhmm... adoro los hechizos en latim <33 yo no doy pero siempre lo vi como una bonita lengua ajjajaaj Y bueno no tardes en subir más! Espero que esto sea un comentario decente ê.e ¡BESICOS VIRTUALES! NO DESAPARESCAS DE NUEVO!! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡Hola Sarah!! <3 Tranqui, yo tampoco quiero desaparecer, prometo no volver a hacerlo 7u7 Qué pena lo de tu madre, ojalá se recupere pronto ^^
      Dios mío, JAJAJA, ¡juro que no sabía qué nombre ponerle a los hongos! XD Luego me acordé de lo de los reinos (animal, vegetal, blah) y el reino fungi y fue como no sé, no me convence aún ê-e Si algún día tengo un perro Siberiano, juro que le pondré Neska, aunque sea macho xD ♥
      JAJAJAJJA Jacob y Fredrik JAJAJAJAJA Antes era Franiel, ahora es Jedrik, o Jadrik, Jajajajaja ¿Te los envío para Navidad, tu cumpleaños..? (?)
      En el carácter de Daniel me inspiré un poquito en uno de mis mejores amigos, él es todo así(? xd

      Por favor, unos minutos de silencio por La chica de la Capa Negra y sus lágrimas de petróleo.
      JAJAJJAJAJAJAJJAJAJJAJAJAJA
      ¿Adivinaste cuál personaje es? *-*

      Los hechizos en realidad si son en latín, pero como algunos no me gustan los cambio un toque y mando fruta a ver qué sale xD.
      Planeo subir el siguiente más o menos por San Valentín, me falta escribir un poco todavía y un par de correcciones ^^ ¡Un besazo Sarache! n-n

      Eliminar